MARTA, vuelve a la vida

Adopción de MARTA, vuelve a la vida

¡Adoptado! el 6-5-2013 por Elena Rodríguez

Después de estar en peligro de muerte a manos de desaprensivos sin corazón que se dedican a matar gatos por diversión, Marta ya a salvo en nuestro refugio tuvo que lidiar con un gran resfriado. Pero nuestra pequeña de ojos grandes es demasiado fuerte para dejarse vencer y sobre todo tuvo la enorme suerte de que una de nuestras compañeras se enamorara de ella. Gracias a ella, Marta está recuperada y a salvo para siempre, porque… ¡fue adoptada! Y es que lo suyo fue amor a primera vista.

Ver seguimiento de MARTA, vuelve a la vida  

adoptado
Clase
Gato
Nombre:
MARTA, vuelve a la vida
Desde
5-2-2013
Sexo
Hembra 
Edad
5 años y 2 meses  
fecha de nacimiento
9/2012 
Raza
Negro 
Tamaño
Mediano 
Localidad
Sevilla 
ID
200 
Descripción
MARTA llegó a nuestro refugio porque nos avisaron que en un polígono estaban matando a los gatos que allí vivían de una forma muy salvaje. Muchos de ellos eran gatos domésticos...
Entre ellos esta Marta, que con apenas unos meses de vida ha debido sentir mucho miedo por culpa de esos
desalmados que se dedicaban a liquidar a la colonia donde vivía.
Estaba en malas condiciones físicas y muy resfriada, muchísimo, pero ahora está en una casa de acogida, recuperándose poco a poco de todo.
Su salud mejora cada día más, pero sobretodo su miedo a las personas va desapareciendo. Nos dicen que es un amor de gata, un poquito asustadiza al principio, pero toda una gran compañera que busca el calorcito humano cada vez más.
Marta está comprendiendo que todas las personas no son iguales y lo demuestra cada vez más.
En cuanto esté recuperada del todo, volverá al refugio... pero nos gustaría encontrar una casita definitiva para ella antes de que esto pase: después de conocer una casita es muy cruel devolverla al refugio, por favor.
Difunde a Marta si no puedes acogerla o adoptarla.

Anexos

PDF

comentarios

  1. por: Elena Rodríguez - 28-05-13 #

    Gracias!

    Quiero dar las gracias a Defensa Felina por poner a Marta en nuestro camino. Llegó a mi casa por casualidad y ahora no podemos despegarnos de ella. Ojalá todos los humanos tengan la misma suerte que tuvimos nosotros cuando Marta nos aceptó y adoptó como su familia. MIL GRACIAS!