HÉCTOR, el gato que se rifan las voluntarias

HÉCTOR, el gato que se rifan las voluntarias

comentarios

  1. por: BeatrizPH - 08-10-13 #

    Adios gordito!

    Lo siento mucho pequeño, pero no sabes cuanto... aquel día siempre estará clavado en mi corazón
  2. por: Rosa - 18-10-13 #

    Nuestro ángel de ojos claros.

    Aquel día que te conocí en una acera de mi barrio solo pensé lo bonito y lo tragón que eras.
    Cuando llegué al refugio y te vi en aquella jaula, con tu collarín y llamando mi atención, solo pude sonreír al ver que eras tú.
    Luego eras nuestra sombra, nuestro compañero de turnos y nuestro saquito de caricias de las que nunca te cansabas. Corrías y saltabas feliz en nuestro jardín, hasta aquel fatídico día…
    Descansa en paz, caballito trotero, angelito de ojos claros y pancita colgona.