Campaña por la Regulación de perreras, refugios o centros de acogida de animales domésticos

08-03-14

En respuesta a esta campaña, Las Asociaciones de la Plataforma Animalista Andaluza opinamos lo siguiente:

 

A/A Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla

C/C Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios

Señores:

Me dirijo a ustedes en calidad de portavoz de las 37 asociaciones miembros, de la Plataforma Animalista Andaluza y en referencia a su DOCUMENTO: Gerencia,  0045-A-Sevilla ASUNTO: Comunicado interno a los colegiados FECHA: 30/01/2014”.

  En primer lugar nos sorprende que hayan “iniciado una Campaña ante las Administraciones Públicas para que reglamenten y protocolicen todos los aspectos relacionados con el funcionamiento de perreras, refugios o centros de acogida tanto de responsabilidad municipal como dependientes de otras entidades públicas o privadas y especialmente los requisitos que deben reunir dichos centros” con el “objetivo de proteger a todos nuestros colegiados ante la indefensión que padecemos por el vacío legal en el que se encuentra la regulación de instalaciones de este tipo”. Y nos sorprende porque mientras las asociaciones que represento vienen realizando múltiples gestiones para que la Administración andaluza dé cumplimiento a la Disposición Transitoria 1ª, Disposición Final 1ª, Artículo 9.2, Artículo 28.3 y Artículo 44.1 de la Ley 11/2003 (disposiciones y artículos que legalmente deberían estar desarrollados antes del 12 de diciembre de 2004) ese digno Consejo y sus Colegios, han permanecido durante 10 años en silencio hasta que se han sentido desprotegidos.

   En segundo lugar nos parece muy bien que, aunque tarde, inicien ahora la campaña de referencia, incluso sin contar con la única parte que conoce de primera mano, en el trabajo desinteresado del día a día, los problemas asociados al funcionamiento de los refugios y albergues no lucrativos. No puede desconcertarnos que nos soslayen, cuando hemos contemplado como aceptaban “su plaza” en esa chapuza denominada Consejo Andaluz de Protección Animal, sin percibir -o quizá aplaudiendo- que la Protección Animal carece de “plaza”.

   Nada que objetar a que soliciten un régimen que controle a las asociaciones de defensa animal en todos sus aspectos, incluso ingresos y convenios. Pero quizá deberían completarlo solicitando igualmente el control de los ingresos de sus colegiados en las prácticas facultativas contempladas como de “bienestar animal” e incluso en las contrarias. Y por supuesto, el control público de convenios como el RAIA, ingresos de sus colegiados por estudios “técnicos” sobre peleas de gallos, entrenamiento de galgos, etc.

   Y, porqué no establecer los procedimientos que sus colegiados deben seguir en sus clínicas para denunciar a los propietarios de perros con las orejas y rabos cortados, gatos desungulados, chips implantados que no aparecen en el registro…

    Y qué tal si proceden a la sistemática denuncia de todos los ayuntamientos que carecen del preceptivo servicio de recogida de animales, de zonas de esparcimiento para perros, de registro municipal de centros veterinarios, de registro de centros de venta de animales.

    Como su iniciativa nos parece plausible, nos permitiremos copiarla solicitando una Normativa específica que establezca todas las carencias que señalamos a modo de ejemplo y que, de ser públicamente conocidas podrían ser causa, también, de desprestigio profesional.

    No queremos terminar sin hacerles saber que su colaboración en estos objetivos comunes siempre será bienvenida, y que los animalistas mantenemos un profundo respeto hacia ese puñado de veterinarios que usan sus conocimientos profesionales para paliar el sufrimiento animal y no para certificar que los toros no sufren, que las vaquillas no son maltratadas o que en las romerías no hay maltrato de equinos.